Resumen Real Madrid-Levante

En la primera mitad, el Madrid se encontró con un Levante temeroso, quizás marcado todavía por la dolorosa goleada sufrida en su última visita al coliseo blanco. Los pupilos de Luis García cedieron todo el terreno a los blancos que llegaban sin oposición a las inmediaciones de Munúa, sobre todo por el lado de Di María, que generaría a los 6 minutos el primer tanto madridista.

Una gran jugada personal del argentino, que se fue de tres defensores con bicicleta incluida, terminó con un gran pase desde la derecha que Benzema se encargó de convertir en gol, empujando libre de marca, la pelota al fondo de la red. El tanto del galo y el timorato planteamiento ‘granota’, invitaron al Madrid a seguir insistiendo en ataque, con Cristiano como protagonista de varias llegadas con disparos lejanos sin éxito.

Las aproximaciones del luso se convirtieron en serios avisos cuando Di María y Benzema rondaron el gol en dos jugadas consecutivas, encontrándose con un acertado Munúa en ambos intentos. Al monólogo madridista se unirían con la misma poca fortuna Marcelo y Kaká con tiros desde fuera. El desacierto blanco lo resolvió en el 40 Carvalho rematando a gol un buen saque de falta de Cristiano desde la izquierda y dejando el partido casi sentenciado antes del descanso.

Tras la reanudación, el partido siguió como en la primera mitad. El Real Madrid seguía acechando el área rival a placer y rozando el tercero, esta vez por medio de Khedira, cuyo disparo era detenido por el meta visitante. El Levante intentó estirarse con la entrada de Jefferson Montero, pero las llegadas levantinistas no inquietaron a un inédito Adán. Los merengues aplacarían la reacción de su adversario con su contundencia y verticalidad habituales.

De ello se encargaría Cristiano Ronaldo, algo ansioso ante el gol, rematando de cabeza y en carrera un gran centro de Di María, pero el de Madeira volvía a encontrarse con un gran Munúa, que se confirmaba como la figura de los suyos. El uruguayo agrandaría su figura volviendo a frustrar al luso, al que sacó un mano a mano algo ladeado y un tiro cruzado desde la frontal, para desesperación del 7 madridista.

En el último tramo del duelo, la contienda, completmente decidida, fue languideciendo con un Madrid que supo reservar fuerzas, a excepción del incombustible Ronaldo, y dar descanso a algunas de sus figuras. Con la tarea cumplida en la liga, Mourinho ya pensaba en la cita con la historia de los suyos, el muro de octavos de final de la Liga de Campeones, insalvable para los de Chamartín desde hace seis años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: