Resumen Levante 0-0 Real Madrid

Nadie quiso ver en el empate ante el Mallorca, en la primera jornada de liga, ningún signo preocupante en el nuevo Real Madrid de Mourinho. Jugadores nuevos, entrenador nuevo, rival correoso y difícil de batir en su feudo. Pero las jornadas han pasado, y aunque el equipo mantiene el pulso por los primeros puestos de la clasificación, el juego no aparece por ningún lado y la sensación que queda después de cada partido es que se esperaba mucho más.

Sabedor de la gigantesca diferencia que separa a ambos equipos, el Levante dejó muy claras sus intenciones desde el primer minuto de juego: esperar en su campo e intentar alguna jugada a la contra. Durante los 10 primeros minutos de juego el Madrid tocaba rápido el balón y todo parecía presagiar que el gol era una cuestión de tiempo, aunque resultaba preocupante la actuación de Özil, desaparecido durante todo el partido.

A los 20 minutos de partido se produjo un rifirrafe entre Cristiano Ronaldo y Del Horno que puso en pie al público y caldeó el ambiente. Aunque no se aprecia con nitidez en la imagen de televisión, parece que el portugués soltó la pierna en una jugada sin balón. El incidente provocó a su vez un enfrentamiento en los banquillos. García Plaza, entrenador del Levante, tuvo sus más y sus menos en el área técnica de Mourinho. No llegó la sangre al río, pero el partido ya estaba caliente.

Con un juego poco vistoso, ordenado pero sin brillantez, el Real Madrid dominaba por completo cada parcela del terreno, pero su falta de acierto de cara al gol le impidió irse al descanso con el marcador a favor ante un Levante encerrado en su campo. El Madrid tenía el balón, pero no lograba acercarse al área levantina con peligro.

Poco a poco se desperezó el Levante, que quizá por aburrimiento, decidió empezar a jugar al fútbol, solo para ver qué pasaba. Y durante 15 minutos el equipo levantino tomó el mando del partido, aunque sin llegar a inquietar a Casillas, que no tuvo que intervenir ni una sola vez.

Mourinho no lo veía nada claro y optó por un cambio de decorado: Benzema y Pedro León sustituyeron a un oscuro Özil y a Di María, en el minuto 60. El doble cambio era la evidencia de que al luso empezaban a entrarle las prisas por matar el partido. Pero el Madrid no mejoró, y los últimos minutos fueron una sucesión de tiros precipitados y pelotazos sin sentido. Fruto de la desesperación resultó expulsado el médico madridista, Hernández, a 12 minutos del final, por sus protestas.

Aun en el último minuto del descuento tuvo Higuaín la oportunidad de dar el triunfo y los 3 puntos a su equipo en un mano a mano con Reina. Pero la mano salvadora del guardameta local, que le quitó el balón limpiamente arriesgando un penalti, impidió al “Pipa” hacer lo que tantas veces le vimos hacer la pasada temporada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: